Skip navigation

Tag Archives: Madrid

TEATRO ARENAL


OLGA MARÍA RAMOS

La Dama del Cuplé

El coqueto Teatro del Arenal, situado en la Calle Mayor Nº 6 acogió nuevamente el espectáculo “Homenaje a Madrid” en el que la cupletista y cupletóloga Olga María Ramos evocó con picardía y casticismo a su madre la inolvidable Olga Ramos así como a todas aquellas deliciosas féminas que llegaron a ser estrellas del género: Raquel Meller, La Fornarina, La Goya o la Bella Chelito.

El cuplé y el chótis, indudable banda sonora de la Villa y Corte, volvieron a escucharse en su cálida voz: La violetera, El relicario, La pulga, La llave, La Lola, Fumando espero, ¡Ay, Cipriano!, La yaya, La chula tanguista,      SM el chótis, Tápame, Madrid, La chica del 17, Mala entraña, Los Nardos,  El pichi, La Mariblanca, Si te casas en Madrid…  así como algunas bellas canciones latinoamericanas y francesas


Y como homenaje al centenario de la  Gran Vía, Olga María Ramos  finalizó el espectáculo con el inmotal chótis de Agustín Lara

“MADRID”

http://www.olgamariaramos.com

Metro Sol- Aparcamiento Plaza Mayor

-0-0-0

COMENTARIOS DEL RECITAL DEL PASADO 9 DE FEBRERO

http://www.revistaviajesyturismo.com

SOBRE LA ACTUACIÓN DE OLGA MARÍA RAMOS


Dr. Florencio Santos

“Quien a su madre se parece… honra merece” dice el refranillo.  Olguita Ramos se presentó con gran teatralidad en el escenario de la madrileña calle Mayor y una pléyade de seguidores, aficionados al género y amigos compartieron la velada del estreno en sesión de tarde del día 9 de febrero.

La estrella brilló tanto por sí misma como por su atuendo colorista mantonal que manejaba con especial gracia amadrileñada, departiendo revoleras con los flecos de los manilas bordados a mano y mantillas espectaculares que recorrieron, según dijo también, los escenarios ultramarinos.

El público quedó prendado de su desenvoltuira y acierto interpretativo que, a decir verdad, resucitaba del archivo musical de su amantísima madre a la que todos recordábamos con gran cariño y hemos de decir que en el dúo de voces que ejecutó con su predecesora -por grabación y milagro tecnológico- y con maestría de ambas artistas, emocionó a la sala sobre todo cuando,  dirigiéndose con el micrófono en la mano, lo elevó a los cielos y estrechó el vínculo, tanto el afectivo como el emocional interpretativo escénico de la canción que las reunía otra vez.

Fue una bellísima tarde y auguramos tournées renovadas por todos esos rincones del mundo mencionados, porque el cuplé de arte y alma como el flamenco, no debería apagarse nunca.

-0-0-0-

http://www.aguilasnoticias.com

Olga María Ramos

por Francisco Puch (12/02/2010 a las 07:46)

Han pasado más de diez años desde que la gran, la inolvidable Olga Ramos se vio obligada a abandonar aquel local de la madrileña calle de la Palma 51 en el que,  ya en los últimos tiempos, era acompañada por su hija Olga María en su famoso espectáculo Las noches del cuplé que durante más de tres décadas estuvo ofreciendo en Madrid.

Hoy su hija desde que su amada madre desapareciera un 25 de agosto de 2005,  festividad de San Luis Rey de Francia patrón de mi pueblo La Granja de San Ildefonso, de la faz de la tierra aunque no de la memoria de quiénes la admirábamos ha ido recuperando año a año, día a día la memoria de su madre continuando su carrera artística con un nuevo espectáculo que va desgranando por diversos lugares y teatros de España.

Y en ese deambular repartiendo sonrisas y alegría y cosechando aplausos de escenario en  escenario le llegó el pasado martes día 9 de febrero su debut en la capital de las Españas, en el Teatro Arenal de la madrileña calle Mayor número 6.

El aforo estaba vendido en su totalidad;  allí había personalidades de la política, de la cultura, de las artes, de la farándula, del periodismo… amigos todos de Olga María, admiradores de su arte y, muchos de ellos, fieles seguidores de la trayectoria artística de su querida madre Olga Ramos.

Olga María basó su espectáculo en el recuerdo a sus progenitores la gran Olga Ramos y su amante esposo el compositor D. Enrique Ramírez de Gamboa  “El Cipri”, personaje por ella creado para el que fuera su compañero en la vida durante tantos años de matrimonio.

Olga María nos cantó una buena parte del repertorio de su madre entre canciones picarescas, sentimentales, alegres, cadenciosas, polkas, tangos, pasodobles, chotis, muchas de ellas arrumbadas de nostalgia que a más de uno le hicieron sacar el pañuelo para enjugarse la lágrima.

Olga María supo compaginar el tiempo del recuerdo a su madre con la actualidad del momento que nos está tocando vivir, salpicando su actuación con la pícara interpretación de algunas de sus canciones aderezadas con ingeniosos comentarios. No se limita a cantar, interpreta, actúa, dice la canción desde el sentimiento, luciendo en su brillante actuación una preciosa colección de mantones de Manila que sabe manejar y colocarse con magistral arte arrancando los aplausos del público.

El arte de Olga María como continuación del que nos dejó su madre, es algo consustancial con Madrid, con el Madrid de otros tiempos, el Madrid del chotis y el cuplé que amenazó con perderse con la ausencia de Olga Ramos y que su hija Olga María ha venido a resucitar para solaz de nativos y visitantes, reflejando un Madrid que de no ser por ella, se hubiera perdido si de una manera muy especial ella no lo hubiera sabido recuperar.

Sin ninguna duda, un atractivo más de la gran ciudad para tantos forasteros como vienen a la urbe y que sin ella se irían sin haber podido degustar el sabor del casticismo madrileño.

Ahora que algunas agencias de viajes están tratando de incluir en sus recorridos turísticos de la Villa la visita a los barrios más sórdidos y prosaicos de la ciudad, no estaría de más que incluyeran en su repertorio como nota destacada una visita al espectáculo de Olga María Ramos en el Teatro Arenal, al lado de la Puerta del Sol en el corazón de Madrid que, tal vez, podría llegar a representar lo que el Lydo o el Moulin Rouge son en París.

Anuncios


Superviviente en este Madrid que tritura las tradiciones, el café Gijón inicia en mayo del 1888 (año en que nació Raquel Meller y mi abuela María Sanguino) la que sería una larga andadura.

Aún hoy, se sigue desperezando cada mañana abriendo sus vetustas puertas a los madrugadores que tienen el buen gusto de tomarse en su salón un aromático café con churros.

El Gijón, al que le basta y le sobre con su nombre y no necesita otra denominación, está impregnado de toda la belleza decadente de la Belle Epoque. ¡Cómo me atrae la  palabra decadente…! Me evoca  brillantes rasos rojos y dorados, murmullos de risas apagadas, tintineo de copas, crujir de viejas maderas, la caricia de un abanico de plumas, una mirada ruborosa aunque insinuante…

Bella ilustración de Mar Buelga

Yo amo lo decadente, lo que es ignorado por la ignorancia (valga la redundancia) y me aferro a la idea de seguir en la lucha para tratar de que no se olviden las modistillas del batallón, las vecindonas de Tribulete, las mamás cotorreando en el Ritz…¡Qué locura de decadencia!

Entre Mario Clavell Alfredo Amestoy cuando le impuse la Boina.

Hace un par de años contacté con el responsable de los Premios Ondas, no me pregunten el nombre porque no lo recuerdo. Tenía la intención de proponerle que se le concediera dicho premio al polifacético artista argentino Mario Clavell. Inmediatamente estuvo de acuerdo en que se debería recompensar a una persona que había ocupado un lugar muy relevante en la radio y televisión españolas. Para despejar las telarañas que el tiempo pone en nuestra memoria veamos lo que, de su paso por España, se dice en su Web:

Mario Clavell en Gran Parada año 1,961

“En 1961 se presentó por primera vez en España, país al que regresó por varios meses en 1963. En 1969 fue contratado por seis meses por la Cadena SER y su éxito prorrogó su estadía en España por cinco años, presentándose en las mejores salas de espectáculo, en Radio (con su programa diario) y en Televisión Española. Presentó su propio espectáculo de “café-concert” en la Boîte Alex, en el corazón de Madrid y al mismo tiempo se dio en el Teatro Reina Victoria el musical titulado “El Oso y el Madrileño” con libreto del gran humorista español Antonio Mingote y canciones de Clavell. Su despedida de España fue en la televisión (1.974) como showman y conductor del programa “Señoras y Señores”.

Junto a Fiorella Faltoyano en “Señoras y señores” 1.974

A su faceta de artista único está el haber compuesto temas tan bellos como los boleros “Somos” o “Abrázame así”. Pero volvamos al Premio Ondas. Tras una grata conversación con el no mencionado señor (de verdad que no me acuerdo) me quedé con la promesa de una llamada que, a pesar de su entusiasmo, nunca llegó.

Si ustedes entran en la Web de Los Premios Ondas, en el apartado Historia se puede leer:

“La voluntad de radio Barcelona y de la Sociedad Española de Radiodifusión (SER), al patrocinar estos premios, es agrupar en una nómina del más alto nivel profesional los nombres y los títulos de programas que, año tras año, componen la mejor radio, televisión, música y cine de nuestro tiempo”.

Por eso no entiendo el Premio concedido a Jorge Javier Vázquez que, seguramente merecerá otros, pero el ONDAS, señores, el ONDAS no.

ACUARELA DE SERAFIN

Acuarela dedicada a Olga Ramos por el genial dibujante Serafin

Este tradicional y castizo baile madrileño procedente de Escocia llegó a Madrid en 1850 y se bailó por primera vez en el Palacio Real la noche del 3 de Noviembre de aquel año bajo el nombre de Polka Alemana. A partir de ese momento, alcanzó gran popularidad y llegó a ser el baile más castizo del pueblo de Madrid, hasta convertirse en un símbolo de La Villa y Corte.

Aunque la página Web del Ayuntamiento de Madrid no aporta ningún dato que explique al curioso navegante qué es el chótis, una servidorita se ha puesto manos a la obra y ha encontrado, en los intrínsecos caminos de Internet un espléndido trabajo de investigación firmado por el Dr. D. Fernando Navarro, traductor médico de los Laboratorios Roche y autor de varios libros, entre ellos el Diccionario crítico de dudas inglés español de medicina

OMR PICHI

EL PICHI

Al igual que tantos otros símbolos madrileños (mantón, organillo, kermess, bombín…) el chótis es extranjero ya que proviene de unas danzas populares que bailaban los campesinos británicos. Estas contradanzas o country dances procedentes de Escocia se popularizaron en Francia a comienzos del siglo XVIII. La gaita era el instrumento utilizado y los franceses comenzaron a llamar a este baile anglaise o écossaise (escocesa).

Entre 1800 y 1830, esta danza, ya afrancesada, pasó a Alemania, donde músicos de la talla de Beethoven, Schubert o Chopin compusieron écossaises para piano. El baile fue evolucionando hasta el punto que surgió una variante a la que llamaron Schottish, palabra alemana que significa “escocés”.

Hacia 1840 el Schottish se extinguió de Alemania al ser desplazado por la polka checa. Pero aquello no significó su desaparición… aún le quedaban al schottish muchos caminos que recorrer. Y en su deambular fue a parar donde le dieron mejor cobijo: Madrid.

068

ESTA ES MI CIUDAD

El chótis llega a Palacio en 1.850 y es la Reina Isabel II la que la noche del 3 de Noviembre abre el baile a los sones de aquel chótis disfrazado de polka. Tan popular se hace en la Corte que la Reina da orden de que se construya un teatro dentro de palacio y organiza bailes donde el chótis es la pieza de moda.

Pero donde arraiga de verdad, donde el chótis se declara madrileño, donde se rebela y pasa a ser un baile agarráo, es cuando el pueblo se lo apropia y el chótis… se trasforma y adquiere identidad…

Una danza escocesa… que se vuelve alemana y que, finalmente arraiga en los Madriles… ¡Qué fuerte!

Por último, les despejaré una duda ¿Cómo se dice Chótis o Chotís?  Pues la acentuación depende del fragmento musical donde vaya apoyada la palabra. En el estribillo de “SM el chótis”, esto queda bien patente:

¡Que no pué ser!

¡Qué no pué ser!

bailar el chótis traducido del inglés

Mistificao, desgalichao

como lo bailan en la Corte del Mikao

¡Que no pué ser!

¡Qué no pué ser!

ese el baile que se baila en Batignoles

porque el chotís se baila aquí en Madrid

lo mismo en las Vistillas que en Chamberí

OLGA RAMOS Y EL CIPRI

¡ESTO ES AMOR... AL CHÓTIS!

¡Viva el chótis!

LUIS AGUILÉ, EL MÁS MADRILEÑO DE LOS ARGENTINOS

aguile

En mi casa celebrando el 84 cumpleaños de mi madre

Tengo la impresión que Luis Aguilé ha sido un gran desconocido a pesar de su popularidad y es que su faceta de carismático cantante y gran compositor “ensombreció” sus otros talentos. Entre los libros que escribió, quisiera destacar “La nieve de las cuatro estaciones” que aborda el espinoso mundo de la droga y que merece ser llevada al cine por su intenso argumento.

Nuestra amistad surgió hace más de dos décadas cuando acudía con su querida Monona, (esposa ejemplar y abnegada sin la que, seguramente, no hubiera alcanzado la armonía que su frenética vida necesitaba) a ver a mi madre Olga Ramos a Las Noches del Cuplé. Siempre aceptaba la invitación de subir al escenario para cantar “Cuando salí de Cuba”. Olga le hacía un preámbulo en el que relataba cuando la escuchó por primera vez:

-Era de madrugada. Acababa de entrar a mi alcoba y encendí la radio de la mesilla y, como de lejos, empecé a escuchar esa preciosa canción, tan nostálgica… tan dulce… que se fue metiendo en mi corazón  y que ya me cautivó ya para siempre…

Un día, Luis se impuso el reto de escribir una zarzuela “¿Por qué no?” pensó y surgió una maravillosa obra lírica dedicada a Madrid “¡Viva la verbena!” y es que Aguilé adoraba esta ciudad tan ingrata a veces con los que la aman…

OMR CON ESPERANZA ROY Y LUIS AGUILÉ

Amigo de sus amigos

(En la foto con Esperanza Roy en un homenaje a mi madre ya fallecida)

La zarzuela -porque no duden que lo es- se estrenó en Buenos Aires y Miami pero NUNCA se representó en la capital de España.

Una tarde Luis y Ana (Monona) nos invitaron a su casa de Mirasierra para asistir a la proyección de la grabación efectuada en Miami. Fue todo un privilegio pues Luis, de tanto en tanto, la pausaba para explicarnos algunos detalles. La acción se desarrollaba en una corrala y el argumento era la lucha del protagonista por mantener las tradiciones y continuar con esa verbena que se organizaba cada año el día de la Paloma. Tengo Que decir que aquella compañía de voces cubanas le dio todo el casticismo que la obra requería. Yo me enamoré del chótis “Hay que mantener las tradiciones” y años después lo incluí en el CD “De Madrid al Chótis”

http://www.youtube.com/watch?v=wmOX-cOILvI

TRIO FINAL 3

Esta foto fue tomada en Mayo de 2008 durante el espectáculo de Luis Aguilé “¡Viva la Gran Vía!”. Con nosotros el cantante Manuel de Segura

 

mariblanca fuente

Fuente de las Arpías llamada, posteriormente,  de La Mariblanca

“EN MADRID HUBO UNA FUENTE LLAMADA LA MARIBLANCA…”

Así comienza una mazurca de Francisco de la Vega que Olga Ramos estrenó a principios de los 50’ y que, posteriormente, grabó en disco de pizarra cuando ya este soporte daba sus últimas boqueadas.

O R 1952 SIN MARCO

Espléndida Olga Ramos en los años 50′

Ha vuelto la Mariblanca a la Puerta del Sol y confío que este sea su último y definitivo viaje. La estatua, que representa a Venus la diosa del amor, perdió su nombre para llamarse  la Mariblanca por obra y gracia de la chispa de los madrileños que siempre han sido muy ocurrentes.

En 1625 el escultor italiano Florentino Ludovico Turqui adquirió la diosa, obra del italiano Rutilio Gaci, para colocarla sobre una fuente ubicada frente a la iglesia del Buen Suceso. Tenía esta fuente cuatro bustos de mujer de cuyos pechos fluía el agua. Estas figuras representaban a las “Arpías” dándole nombre a la fuente que, tras la llegada de la estatua y el “rebautizo” de la misma,  pasó a llamarse de la Mariblanca.

Y ahora, déjenme que les cuente algo sobre el autor de la mazurca.

Francisco de la Vega, pastor, pobre y analfabeto,  llegó a Madrid desde su natal Cangas de Onís. Comenzó lavando platos y con el tiempo, se convirtió en un importante empresario que entre otros negocios, se hizo cargo de la explotación del Gran Café Universal.  Pero si esto es meritorio lo es aún más su faceta de excelente poeta y escritor. La finura de la letra de la Mariblanca así nos lo demuestra:

LA MARIBLANCA

Mazurca

Letra de Francisco de la Vega

I

En Madrid hubo una fuente llamada la Mariblanca

fuente más bonita que ella nunca la tuvo una plaza

En su pilón noche y día un reloj se reflejaba

era el reloj que en Madrid marca las horas de España

Los relojes tienen alma por lo cual se enamoró

de la bella Mariblanca y un día se equivocó

Era severo y anciano el señor corregidor

y prendió a la Mariblanca con el máximo rigor

Y el reloj desde entonces al dar la hora

no se sabe de fijo si toca o llora

Y al dar la hora, y al dar la hora

no se sabe de fijo si toca o llora si toca o llora

II

De noche cuando a las doce sus manecillas levanta

parece que pide al cielo que vuelva la Mariblanca

Y luego a las 6 y media en la alta madrugada

al dirigirlas al suelo parece que es que la aguarda

Y empinándose en su torre ve venir un resplandor

piensa que es la Mariblanca y lo que viene es el sol…

Por eso le pide el pueblo al señor corregidor

que vuelva la Mariblanca para la Puerta del Sol

Y el reloj desde entonces al dar la hora

se ha de ver claramente que ya no llora

Y al dar la hora, y al dar la hora

se ha de ver claramente

que ya no llora, que ya no llora

http://www.youtube.com/watch?v=UCzWGSyDqxs

Vídeo creado por “chotismadrid” con una grabación realizada por

Olga Ramos  en 1.953 cuando tenía 35 años. Todo un documento

mariblanca es madrid

¿Surgirá de nuevo el amor entre el reloj y la Mariblanca?