Skip navigation

Monthly Archives: septiembre 2009

MUJERES MALTRATADAS DOS

Cuando escucho que un juez ha dado orden de alejamiento al que, por su violencia evidente, puede poner en riesgo la vida de su pareja, me pregunto si verdaderamente el juez considera esa orden como un blindaje de acero que va a impedir cualquier intento de agresión…

“Doy orden de alejamiento!” dice el juez o la jueza… y se quedan tan anchos… La manifiesta inutilidad de tal orden debería dar motivos suficientes para cambiar dicha orden por un encarcelamiento preventivo o la vigilancia continua de la víctima en potencia. Ya supongo que esto es un deseo absolutamente surrealista, pero más surrealista me parecen a mí esas órdenes de alejamiento que son tan rimbombantes como ineficaces. En más de una ocasión he declarado mi convicción de lo barato que es matar en España.

MUJERES MALTRATADAS TRES

Mientras no se apliquen con firmeza las Leyes; mientras los asesinos reduzcan su condena por buena conducta; mientras no teman al castigo;, mientras no haya escarmiento… las mujeres seguiremos muriendo. A fin de cuentas, las que morimos no somos jugadores de fútbol de primera división… Sólo somos madres, esposas, hijas…

¿Hasta cuando, señores, hasta cuando?

MUJERES MLTRATADAS 4

En el Teatro Principal de Zamora

Quizás porque lo vi en mi madre, no me asusta fluctuar de escenario.  El público siempre merece la entrega del artista. Un solo espectador basta para darlo todo puesto que ha hecho el esfuerzo de acudir. Yo he actuado en pequeñas salas, grandes teatros, enormes plazas o recogidas fiestas privadas y me he adaptado al entorno siempre con la misma intensidad. Soy, sencillamente, una artista todo terreno. Pero el teatro… el teatro tiene una magia especial…

Se le criticó mucho al gran Alfredo Kraus por su reticencia a cantar en polideportivos,  etc… pero para disfrutar de un espectáculo hay que verlo y escucharlo en un recinto apropiado y cerrado, salvo la Arena de Verona o el Teatro Romano de Mérida…

KRAUS

La mayoría de las veces que actúo fuera de Madrid, lo hago en magníficos teatros que disponen de muchos medios pero, al margen de la técnica, está esa magia que antes mencionaba y también, la calidez…  Quizás, porque me siento arropada por el espíritu de tantos otros artistas. Recuerdo el Juan Bravo de Segovia por el que habían pasado las grandes cupletistas de la época, entre ellas Raquel Meller. Me miraba en el espejo del camerino y pensaba: “Aquí se maquilló Raquel…”

CUPLÉ RAQUEL MELLER TomoXIII141

Lamentablemente, lo de presentarme en un teatro queda para provincias ya que en Madrid ese privilegio aún se me niega. Quizás por eso cuando, como espectadora, acudo a ver alguna obra en mi ciudad, fantaseo en la penumbra de la sala imaginándome en plena escena cantando algún cuplé… 

En cuanto a mi predilección por el teatro, que nadie piense que reniego de actuar en una plaza pública ya que en ella gozo de algo impagable: la cercanía del pueblo

PM 3 Frente al publico

ballet 2

Hace unos días veía y escuchaba un pps precioso sobre Tchaikovsky. Tanta belleza, paradójicamente, me sumió en la desolación al constatar como se había deteriorado la música desde la muerte del gran compositor. Ciento dieciséis años después, ésta ha entrado en una espiral que la destruye a cada segundo. Y mi reflexión me lleva a elucubrar que los responsables de esta degradación artística son los mismos que nos han llevado en todo el mundo a la ruina porque, afín de cuentas, los dioses del dinero son los que mandan. Les entregamos nuestros ahorros para que los administren mientras confiamos ciegamente en sus engañosas ayudas. Lo del arte podría haber sido una advertencia ya que aquel que consiente esa hecatombe cultural tiene pocos escrúpulos. Pero claro, aunque sea un atentado al gusto, se puede subsistir escuchando al incomprensiblemente premiado Pitingo bien arropado por unas magníficas voces negras que hermosean su mediocridad. Pero si te quitan el pan, la casa, la vida en definitiva ¿Quien sobrevive?

ballet

Estamos en un momento  que algún día se reflejará en los libros de historia como la gran depresión de los albores del siglo XXI. Nos esperan momentos duros. ¿Tomaremos nota y nos servirá de experiencia?

De momento, alcemos la voz con un: ¡Vivan la buena música, la buena gente, la cultura, la inteligencia, la fauna, la flora,  la ética y la estética! Y a los depredadores de espíritus y cuerpos… que se vayan a la merde porque, como decía Jesucristo de los Fariseos, sólo son “sepulcros blanqueados”